Quiénes somos

Historia y Actualidad

La Fundación San Carlos es una Institución, que desde 1996 se dedica a la prevención, asistencia, rehabilitación e investigación de la drogodependencia.

Se funda como un intento de respuesta a la crisis de valores y la propagación del fenómeno de la drogodependencia y afines, vacío institucional que deja vacante el Estado y lo toman Organizaciones no Gubernamentales constituidas por ex adictos y profesionales. De esta forma se busca una transmisión de experiencia vivida sumada a la experiencia profesional con la finalidad de lograr en la persona demandante y su grupo familiar un equilibrio físico, psíquico y espiritual.

Características Generales

La Fundación Programa San Carlos es una institución con régimen “a puertas abiertas”, es decir, funciona desde el comienzo del tratamiento hasta su final con pleno consentimiento de las personas que se tratan en la misma, haciendo hincapié en la voluntad de cambiar los patrones de conducta y modos de vincularse disfuncionales.

Se encuentra ubicada en una zona cercana al centro de la Ciudad de Buenos Aires, en constante contacto con instituciones afines.

Propone dentro de su estructura un trabajo en simultáneo de la patología asociada al abuso de sustancias, ludopatía o alcoholismo, así como un trabajo de la estructura de personalidad de cada paciente. El fin último es proporcionar al residente y su grupo acompañante herramientas como para lograr un autoconocimiento de las habilidades así como de sus puntos débiles, y una conciencia de enfermedad y de los propios límites a partir del aprendizaje del registro emocional.

Trabaja desde distintos planos de intervención, encontrándose en un mismo proceso el trabajo con pares -grupo de autoayuda coordinado por ex adictos y/o profesionales-, el trabajo en familiares, vinculares y multifamiliares, con distintas dinámicas propuestas y evaluadas previamente por el Equipo Terapéutico.

Población

En el programa San Carlos se asisten a consumidores o adictos a drogas ilegales o psicofármacos, y a aquellas que hacen un uso indebido de drogas legales como el alcohol. Asimismo, y dada la avanzada de lo que se han denominado llamar las “nuevas adicciones” se da asistencia especializada a personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria, Ludópatas y otros. Realizan tratamiento tanto hombres como mujeres, menores como personas mayores, se agrupa a los mismos según características individuales compartidas.

Es importante entender que el diagnóstico esta centrado en poder evaluar la personalidad que subyace al cuadro de consumo. La admisión del sujeto al sistema terapéutico no está únicamente determinada por su compromiso con la droga y su grado de consumo, o por la sustancia que tiende a consumir, sino sobre todo por sus características individuales.

Etapa de Evaluación

Nuestra Institución trabaja personalizando cada tratamiento. Debe asignársele a cada paciente el tratamiento que requiere para enfrentar su problemática e ir encontrando paulatinamente herramientas que conduzcan a la rehabilitación y su reinserción social.

Para ejecutar tal premisa es necesario conocer al individuo y su familia: la estructura de personalidad que subyace al cuadro de adicción, su relación con las sustancias, su historia individual, tratamientos previos, motivación para realizar un tratamiento, conciencia de su problemática, actividades que desarrolla cotidianamente (estudios, trabajo, etc.).
Se evalúa así mismo características de su red de contención, sus vínculos primarios, grupos de pertenencia, posición que asume cada parte del sistema en relación su problemática, expectativas con respecto al tratamiento.

Es necesario por lo tanto ejecutar una primera etapa diagnóstica, en donde comienza a confeccionarse la modalidad de tratamiento que el sujeto requiere, para que el mismo sea acorde a su situación particular.

Cuenta la Fundación con la capacidad de ofrecer al paciente y su familia distintos modos de intervención: Internación, Hospital de Día y Tratamiento Ambulatorio, esto permite individualizar desde el comienzo cual de estas modalidades representa mayores posibilidades de obtener resultados óptimos.

Encuadre Actual

Creemos que nuestro trabajo debe ir actualizándose y perfeccionándose año tras año. El sistema terapéutico debe dar respuesta a lo que los nuevos paradigmas vinculados al consumo presentan al paciente adicto y su entorno.

Vivimos una época signada por la proliferación de nuevos hábitos de consumo. Nuevas sustancias psicoactivas (pasta base, drogas sintéticas, etc.) generan cambios significativos tanto en el organismo del sujeto, como en el sistema del cual forman parte, de este modo se van alterando las distintas áreas que conforman el espectro cotidiano de la vida del sujeto.

En este contexto es necesario contar con un equipo altamente capacitado, integrado por diferentes agentes del campo de la salud, que sea capaz de realizar un enfoque integral de la situación-problema. Partiendo de la realización de un diagnóstico del cuadro, es nuestra obligación dar respuesta eficaz y consistente a quienes asisten a nuestro centro.

Equipo Terapéutico

Nuestro Equipo responde a la modalidad de un trabajo interdisciplinario socioterapéutico-educativo. Sostenemos que intervienen múltiples causas tanto en el surgimiento, desarrollo y sostenimiento de la enfermedad. Por lo tanto la asistencia debe abordar a cada uno de dichos factores, darle la lectura pertinente a cada uno de ellos desde la mirada de los distintos agentes que participan del cuadro (sujeto, familia, ley, etc.)

Para lograr tal objetivo es necesario trabajar multidisciplinariamente. Nuestro equipo está integrado por médicos, psicólogos, trabajadores sociales, docentes, operadores socioterapéuticos y voluntarios. Los
mismos proporcionan sus diversas miradas a la hora de enarbolar las estrategias individuales, así como también las familiares y grupales, entendiendo y atendiendo a la individualidad de cada residente y su grupo. Asimismo intervienen desde sus lugares de trabajo, ya sea en consultorio, coordinando grupos y actividades creativas o recreativas, configurando de esta manera una red de ayuda tanto hacia fuera como hacia dentro del equipo tratante.

Por último, vale la pena aclarar que el equipo se encuentra en constante perfeccionamiento, ya sea a través de la asistencia a Congresos y cursos en dicha materia, como brindando charlas y organizando planes de Acción y Prevención Comunitaria.